↑ Volver a Asistencia

Asistencia Adicciones_OK_OK

Los trastornos relacionados con sustancias incluyen los relacionados con la ingesta de una droga, su abuso, los efectos secundarios de un medicamento y/o la exposición a tóxicos. Algunas de estas sustancias son el alcohol, el tabaco, la marihuana o el cannabis, la cocaína, los alucinógenos, los opiáceos, los sedantes y los ansiolíticos.

Estos trastornos se dividen entre los que están relacionados con el consumo de estas sustancias, la propia adicción, y los que son inducidos derivados de las mismas, como la intoxicación, el síndrome de abstinencia, la ansiedad inducida por sustancias, etc.

¿Cómo podemos identificar la adicción?

Los trastornos adictivos siguen un patrón en el que se pueden dar algunas de las siguientes características:

  • Existe tolerancia (una necesidad creciente de consumo de la sustancia)
  • Hay una dependencia psicológica
  • Presencia de síndrome de abstinencia
  • Se toma la sustancia, o se mantiene la conducta adictiva, en una cantidad superior a la que inicialmente se pretendía
  • Deseo persistente de controlar o interrumpir el consumo
  • Se dedica mucho tiempo a actividades relacionadas con la conducta adictiva
  • A pesar de tener problemas relacionados con la conducta adictiva, ésta se mantiene.
  • Se reducen la actividades sociales o recreativas importantes
  • La adicción es vivida como una obsesión
  • La adicción comporta consecuencias negativas para la propia vida y la de otros
  • Existe una falsa percepción de control sobre la conducta adictiva
  • Hay negación de la adicción o de las consecuencias negativas que comporta.

¿Qué pretendemos con el tratamiento?

La intervención en adicciones incorpora una serie de fases que acompaña al paciente, fomentando la abstinencia (total) de la sustancia o el fin de la conducta adictiva. Éstas se inician con el reconocimiento de la conducta adictiva. Se pretende restablecer el estilo de vida del paciente y buscar nuevas metas alternativas a la conducta adictiva.

¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual

La intervención cognitiva-conductual permite evaluar las necesidades de los pacientes, su estado real respecto al cambio, y las técnicas y procedimientos terapéuticos adecuados para cada caso. De esta manera acompañamos al paciente en la fase en la que se encuentre, siguiendo el plan terapéutico que postula el modelo transteórico del cambio de Prochaska y DiClemente. En éste, incorporamos técnicas como la psicoeducación, la motivación, la concienciación, el manejo del craving (necesidad intensa de consumo), la prevención de recaída y otros.
La asistencia la hacemos individualmente y también en intervenciones grupales.

Terapia familiar

El asesoramiento familiar es básico para ayudar al paciente en su rehabilitación. Asesoramos a la familia en el proceso de tratamiento del dependiente. A la familia se la forma sobre el estadio en el que se encuentra el afectado y se orienta sobre cómo actuar y ser un elemento importante de apoyo. En la terapia familiar también se recogen las necesidades y preocupaciones de la familia, y se ayuda a disminuir la ansiedad y afrontar de forma positiva las crisis.

Tratamiento farmacológico

En algunos casos es conveniente complementar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico. El equipo de psiquiatras del centro trabaja coordinadamente con el equipo de psicólogos para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos definidos.

Tipos de sustancias

ALCOHOL

consumo_drogas_alcoholEl alcohol es un depresor del sistema nervioso central. Actúa en muchas partes/zonas del cuerpo, como la médula espinal, la formación reticular, el cerebelo y la corteza cerebral, así como en sistemas neurotransmisores.

La dependencia al alcohol es una forma de abuso de alcohol que tiene efectos fisiológicos, de conducta y cognitivos. Las personas que abusan del alcohol desarrollan una mayor tolerancia al mismo y necesitan aumentar la dosis para obtener los mimos efectos.

A menudo la dependencia del alcohol no se detecta durante años. La facilidad con que se consiguen las bebida alcohólicas y la manera en que se consumen (las pautas sociales) parecen ser factores importantes en la probabilidad de que una persona llegue a ser dependiente del alcohol. Pero también puede haber un componente genético, porque en algunas familias el alcoholismo se repite entre varios de sus miembros.

¿Cómo identificar si existe un problema con el uso del alcohol?

  • Se consume alcohol con frecuencia en cantidades superiores o durante un tiempo más prolongado del previsto.
  • Existe un deseo persistente o esfuerzos fracasados de abandonar o controlar el consumo de alcohol.
  • Se invierte mucho tiempo en las actividades necesarias para conseguir alcohol, consumirlo o recuperarse de sus efectos.
  • Ansias o un poderoso deseo o necesidad de consumir alcohol.
  • Consumo recurrente de alcohol que lleva al incumplimiento de los deberes fundamentales en el trabajo, la escuela o el hogar.
  • Consumo continuado de alcohol a pesar de sufrir problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes, provocados o exacerbados por los efectos del alcohol.
  • El consumo de alcohol provoca el abandono o la reducción de importantes actividades sociales, profesionales o de ocio.
  • Consumo recurrente de alcohol en situaciones en las que provoca un riesgo físico.
  • Se continúa con el consumo de alcohol a pesar de saber que se sufre un problema físico o psicológico persistente o recurrente probablemente causado o exacerbado por el alcohol.
  • Consumo de forma recurrente de alcohol para afrontar problemas o situaciones que generan ansiedad y/o frustración.
  • Tolerancia, definida por alguno de los siguientes hechos:
    • tolerancia aumentada Una necesidad de consumir cantidades cada vez mayores de alcohol para conseguir la intoxicación o el efecto deseado.
    • tolerancia disminuida Un efecto notablemente reducido tras el consumo continuado de la misma cantidad de alcohol. Disminución de la cantidad de oh pero con rápida intoxicación y mayores efectos/consecuencias.
  • Abstinencia, manifestada por alguno de los siguientes hechos:
    • Presencia del síndrome de abstinencia.
    • Se consume alcohol para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia.

Tratamiento de la dependencia del alcohol

Se ofrece un tratamiento global en la base de una atención bio-psico-social. Así, se trabaja para que la persona conozca su dependencia, se aborda la motivación para el cambio, la concienciación, la gestión del deseo de consumo y la prevención de recaídas…
Para dar una cobertura amplia a las necesidades de cada persona ofrecemos tratamiento individual y grupal, así como asesoramiento a familiares y personas significativas.
Sesión divulgativa sobre el Mindfulness y los beneficios de su práctica en nuestra vida cotidiana: regulación emocional y reducción del estrés.
Se introducirá el concepto del Mindfulness y se experimentarán en primera persona, a través de la práctica, los beneficios que se obtienen con su entrenamiento.

CANNABIS

consumo_drogas_cannabisEn los últimos años, el consumo de cannabis ha experimentado un notable aumento. Uno de sus principales riesgos es que existe una baja percepción del riesgo del consumo de esta sustancia a nivel social.

El cannabis es una droga derivada de la planta del cáñamo. Suele consumirse fumado (en forma de polen, aceite, pasta de resina u hojas secas). Esta sustancia tiene varios nombres, como María, Marihuana, Hachís y “porros”. También puede consumirse por vía oral aunque es menos frecuente. El cannabis contiene tetrahidrocannabinol una sustancia psicoactiva muy adictiva.

Al entrar el tetrahidrocannabinol al cerebro hace que la persona se sienta eufórica, porque actúa sobre el sistema cerebral de gratificación. Otra de las sensaciones percibidas en la relajación. Además, hay personas que experimentan alteraciones en la percepción sensorial, risa, percepción alterada del tiempo y aumento en el apetito. Después de un tiempo de haber consumido, la persona puede sentir sueño o depresión.
.

¿Cómo identificar si existe un problema con el uso delcannabis?

  • Muchas personas creen que “controlan” el consumo de cannabis. La realidad es que esta sustancia es adictiva, como avalan numerosos estudios.
  • Ansiedad: la necesidad de aumentar la dosis, va generando paulatinamente un aumento de la ansiedad. Asimismo, el consumo de cannabis puede provocar fobias o crisis de pánico.
  • Pérdida de memoria y déficit de atención: el consumo de cannabis afecta a la memoria y a la capacidad atencional. Pueden presentarse una disminución de la capacidad para realizar ciertas tareas que requieren concentración, cumplir horarios, el horario de sueño se ve alterado… Todo ello puede llevar a problemas laborales, fracaso escolar, conflictos familiares…
  • Síndrome amotivacional del cannabis: se pierde el interés por actividades como hacer deporte, estudiar, las relaciones sociales… La persona poco a poco siente una sensación de vacío, mostrando una actitud de apatía generalizada.
  • El consumo de cannabis puede llevar a problemas de consumo de otras sustancias. Suele ser la droga de elección para muchos jóvenes que inician el consumo y, progresivamente, se pueden añadir otras drogas.

Tratamiento de la dependencia del cannabis

Se acompaña a la persona en el proceso de cambio con el fin de lograr la abstinencia. Se utilizan técnicas como la psicoeducación, trabajo de las distorsiones cognitivas, la gestión del deseo de consumo, la promoción de cambios que generen un estilo de vida saludable y la atención psicoterapéutica a familiares.

Si existen problemas de salud mental asociados, se realiza un tratamiento concreto para los mismos.

Para dar una cobertura amplia a las necesidades de cada persona ofrecemos tratamiento individual y grupal.

COCAÍNA

consumo_drogas_cocainaLa cocaína es una droga estimulante que actúa acelerando el sistema nervioso central. Actúa en el cerebro provocando sudoración, aumento de la presión cardíaca, aumento de la temperatura corporal y del ritmo respiratorio.

Los efectos del consumo de cocaína son: sensación de euforia, disminución del apetito, desinhibición, sensación de aumento de la autoestima.

¿Cómo identificar si existe un problema con el uso de la cocaína?

  • Cambios de humor notables
  • Mayor irritabilidad, incluso momentos de agresividad
  • Pérdida del apetito
  • Disminución de la capacidad de concentración
  • Aislamiento social de las amistades no consumidoras
  • Problemas relacionales en el núcleo familiar
  • Inapetencia sexual/ hipersexualidad con consumo
  • Alteración del horario del sueño
  • Problemas laborales

Tratamiento de la dependencia de la cocaína

Acompañamos a la persona en el proceso del cambio, fomentado la abstinencia. La psicoterapia va dirigida a que la persona conozca su adicción, adquiera herramientas para generar estilos de vida saludables y mantenga los cambios logrados, aumentado el sentimiento de autoeficacia. Por todo ello, se generan cambios en su autoestima y en su autoconcepto.

Para dar una cobertura amplia a las necesidades de cada persona ofrecemos tratamiento individual y grupal, así como asesoramiento a familiares y personas significativas.

BENZODIAZEPINAS

consumo_drogas_BENZODIAZEPINASLas benzodiazepinas con medicamentos tranquilizantes prescritos por un médico. Las más comunes son: Lexatin, Valium, Rivotril, Trankimazin, Tranxilium, Rohipnol, Noctamid, Orfidal…

El tratamiento con estas pastillas es de corta duración y se ha de seguir estrictamente la pauta marcada por el médico.
Es muy peligros usar estas sustancias conjuntamente con otras drogas como pueden ser el alcohol o la cocaína.

¿Cómo identificar si existe un problema con el uso de las benzodiazepinas?

Las personas que abusan de las Benzodizepinas, pueden presentar:

  • dificultad de concentración
  • pérdida de memoria
  • embotamiento a nivel emocional
  • ansiedad, nerviosismo
  • aumento de la agresividad
  • reducción de actividades sociales y laborales

Algunas personas pueden presentar también problemas con el consumo del alcohol

Tratamiento de la dependencia de las benzodiazepinas

Ofrecemos acompañamiento terapéutico basado en la terapia cognitivo- conductual. La persona adquiere habilidades para gestionar sus emociones sin el uso de la sustancia y aprende estrategias para vivir de manera saludable. Por ello, se trabaja la deshabituación de la sustancia, el manejo del deseo, el tiempo libre y las relaciones sociales, así como la prevención de recaídas.

Para dar una cobertura amplia a las necesidades de cada persona ofrecemos tratamiento individual y grupal, así como asesoramiento a familiares y personas significativas.