Trastornos de la conducta alimentaria

¿Qué son los transtornos de la conducta alimentaria?

trastornos-alimentariosLos trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son un problema de salud con un fuerte impacto en nuestra sociedad.

Son trastornos psicológicos que comportan anomalías graves en la conducta alimentaria.Hay además una alteración de la percepción de la forma y el peso corporales.

Este trastorno se da principalmente en adolescentes, situándose su prevalencia entre el 1 y el 4% de los adolescentes jóvenes, siendo el índice más elevado en mujeres que en hombres.

Tipos:

  • Anorexia nerviosa
  • Bulimia nerviosa

¿Cómo los podemos identificar?

Observación de las siguientes manifestaciones:

Anorexia nerviosa

  • Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del correspondiente para la edad y altura.
  • Miedo a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal
  • Alteración de la percepción del peso o de la silueta (distorsión de la imagen corporal).
  • Grado elevado de insatisfacción personal
  • Ausencia de ciclos menstruales.

Bulimia nerviosa

  • Episodios de ingesta compulsiva con sensación de falta de control.
  • Sentimientos de culpa asociados a estos episodios
  • Conductas inadecuadas para prevenir el aumento de peso (laxantes, vómitos, exceso de ejercicio físico).

¿Qué pretendemos con el tratamiento?

Tratar la enfermedad, establecer unos buenos hábitos alimentarios y favorecer la adaptación psicosocial de la persona.

¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual

Tratamos la sintomatología básica que acompaña la enfermedad, como la ansiedad, la baja autoestima y la depresión. Trabajamos también con técnicas de modificación conductual y modificación cognitiva para acercar al paciente a unos buenos hábitos alimentarios y ayudar al afrontamiento positivo de la enfermedad

Terapia familiar

Los padres de las personas afectadas por los trastornos alimentarios son un elemento clave en el tratamiento. Se facilitan pautas y estrategias para cumplir con el plan terapéutico fuera de la consulta y favorecer la recuperación del paciente.

Tratamiento farmacológico

En algunos casos es conveniente complementar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico. El equipo de psiquiatras del centro trabaja coordinadamente con el equipo de psicólogos para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos definidos.