↑ Volver a Asistencia

franja_psicologia perinatal

Pasar de pareja a familia, de hija/o a madre/padre, son pasos que requieren de una adaptación a nuevas formas de pensar, sentir y actuar.

¿Qué es la Psicología Perinatal?

La Psicología Perinatal es la especialidad de la Psicología que se ocupa de la preconcepción, el embarazo, el parto, el posparto y la crianza de los primeros años. En particular, la Psicología Perinatal cuida y promueve la salud emocional de la madre y el bebé, así como el vínculo afectivo que se establece entre ambos y con el padre (o pareja).

El embarazo supone un antes y un después en la vida de la mujer. Innumerables cambios, tanto fisiológicos como psicológicos, pueden ser vividos de forma positiva, o, por el contrario, generar miedo, ansiedad, así como inseguridades sobre la capacidad de parir o criar. Pasar de pareja a familia, de hija/o a madre/padre son pasos que requieren de una adaptación a nuevas formas de pensar, sentir y actuar.

¿Qué tipo de ayuda ofrece la Psicología Perinatal?

La Psicología Perinatal hace prevención o intervención ante los procesos emocionales que tienen lugar durante el embarazo y después del parto.

Psicologia_perinatal_DSC6172Más concretamente, la Psicología Perinatal ofrece apoyo y acompañamiento cuando aparecen problemas para concebir, se mantiene una elevada ansiedad durante el embarazo, se manifiesta miedo al parto, existe una pérdida gestacional o perinatal, se da un parto traumático, aparece depresión posparto y dificultades en el establecimiento del vínculo madre/bebé, nacen problemas en la pareja en relación a la nueva situación, etc.

Son muchos los cambios en esta etapa y, habitualmente, poco el asesoramiento y conocimiento sobre los mismos.

Trabajo durante el embarazo, ¿el bebé puede percibirlo?

Actualmente se sabe que el bebé tiene conciencia desde el útero materno y percibe a nivel emocional lo que pasa a su alrededor. Que la madre se sienta bien y viva el proceso del embarazo, parto y posparto de la forma más positiva posible, comunicándose con su bebé, sintiéndose segura y acompañada, incide directamente en la salud mental de su hija/o. Cuidar la etapas de gestación, nacimiento y crianza contribuye a que cada bebé crezca emocionalmente sano. Por ello, el trabajo que se realiza desde la Psicología Perinatal ya tiene un efecto directo sobre el bebé.

Especial atención a la ansiedad durante el embarazo

La mayor parte de la población está sometida a mucho estrés y ansiedad. Esta “sobre activación” o estado de alerta se vive con más o menos preocupación, dependiendo de la repercusión que tenga sobre la salud del individuo. Ahora bien, la cosa cambia cuando se trata de una embarazada.

La mayoría de las embarazadas intuyen la posibilidad de que su estado anímico influya de algún modo sobre el bebé, por ello, cuando están estresadas o muy ansiosas manifiestan especial preocupación. Justamente, la pregunta “¿El bebé puede agitarse o ponerse nervioso?” es una de las dudas habituales.

La hipótesis de que la ansiedad o el estrés materno durante el embarazo afectan al neurodesarrollo del bebé es antigua pero, recientemente, se han realizado estudios lo suficientemente amplios para contrastarla. La Dra. Ibone Olza Fernández habla sobre la relación entre ansiedad materna durante el embarazo y neurodesarrollo infantil en un interesante artículo que apunta lo siguiente:

“(…) Los hallazgos han producido un cambio significativo en la psiquiatría perinatal, ya que si durante décadas se prestó mucha atención a los efectos de la depresión posparto en el desarrollo del lactante ahora se ha visto que el efecto de la ansiedad materna en el embarazo probablemente sea mucho más grave y duradero en el bebé de lo que se pensaba y sus efectos sobre el neurodesarrollo más severos que los de la depresión posparto. Diversos estudios han confirmado que el estrés materno durante el período fetal puede condicionar el desarrollo emocional y conductual del niño incluso hasta el inicio de la edad adulta”.

Desde la Psicología Perinatal ayudamos a tomar conciencia de todo ello y vivir el embarazo de un modo constructivo. Enriquecerse de este momento único será un elemento básico para establecer un vínculo sano con el bebé y ayudarle en su desarrollo.

Trabajo de prevención

La Psicología Perinatal hace prevención ante los procesos emocionales que suceden a lo largo del embarazo y tras el nacimiento.

Concretamente, preservar y fortalecer la salud mental de la madre es una práctica preventiva que tiene una importante repercusión sobre el establecimiento de un apego seguro con el hijo, algo fundamental para que el pequeño pueda crear una base segura.

El trabajo relacionado con fortalecer la salud mental de la madre pasa por el autoconocimiento y la expresión emocional. Detectar y hablar sobre “qué estoy sintiendo” facilita la comunicación en la pareja y libera a ambos de sobrecargas emocionales que, si se perpetúan, aumentan la ansiedad (y lo que ello conlleva).