↑ Volver a Terapia adultos

Terapia para la depresión en adultos

¿Qué es?

psicologos-depresionLa depresión es el trastorno del estado de ánimo más frecuente, ya que un 5% de personas lo sufren, y es más numeroso en mujeres que en hombres.

Afecta al organismo, al ánimo y a la forma de pensar. Altera la forma en que una persona come y duerme, y su autoestima, a como se valora uno mismo. No es un estado pasajero de tristeza, es una enfermedad que se evidencia en el individuo porque se siente triste, decaído emocionalmente, pierde interés por las cosas que antes disfrutaba y progresa afectando a los pensamientos, los sentimientos, la salud física y la manera de comportarse.

La depresión interfiere notablemente en la vida del individuo, en la capacidad de trabajar, de relacionarse socialmente y de disfrutar de su tiempo libre.

Tipos de trastornos del estado de ánimo:

  • Trastornos depresivos: trastorno depresivo mayor o trastorno distímico
  • Trastornos bipolares

¿Cómo los podemos identificar?

Podemos diferenciar los diferentes tipos de trastornos afectivos por el cumplimiento de alguna de las siguientes características.

Trastorno depresivo mayor:

  • Estado de ánimo triste, ansioso o de “vacío” la mayor parte del día
  • Disminución del interés o placer en las actividades de las que antes se disfrutaba
  • Sentimientos de culpa y/o inutilidad excesivos o inapropiados
  • Sentimientos de desesperación o pesimismo
  • Disminución de la energía o sensación de fatiga la mayor parte del día
  • Dificultad para concentrarse, pensar, recordar o tomar decisiones.
  • Insomnio o hipersomnia cada día
  • Pérdida o aumento de peso o bien del hambre
  • Agitación o enlentecimiento psicomotor casi todo el día
  • Pensamientos de muerte o de suicidio

Distimia:

  • Síntomas del episodio de depresión mayor que se cronifican, pero con menor intensidad o causando menor incapacidad.

Trastornos bipolares:

  • Cambios cíclicos en el estado de ánimo. Fase de ánimo elevado o eufórico (manía) y fase de ánimo bajo (depresiva)

¿Qué pretendemos con el tratamiento?

Los objetivos del tratamiento van destinados a modificar el estado depresivo. Pretende el control de los comportamientos cognitivos, afectivos, motivacionales y fisiológicos que conforman el síndrome, para que éste tenga la menor incidencia en la vida cotidiana de la persona afectada.

¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual

Antes de iniciar el tratamiento es necesaria una evaluación clínica y psiquiátrica para determinar el síndrome y distinguirlo de posibles trastornos asociados, ya que en el caso de la depresión algunas enfermedades médicas pueden producir los mismos síntomas y el tratamiento de la causa correspondiente puede eliminar la sintomatología depresiva. Una vez tenemos la certeza de que se trata del síndrome depresivo, el tratamiento combina técnicas conductuales, como la programación de actividades y la asignación de tareas graduales, con técnicas cognitivas, como el entrenamiento en observación, el registro de cogniciones y la ayuda para cambiar los estilos cognitivos asociados a la depresión. Las tareas para realizar en casa son de utilidad para consolidar las habilidades entrenadas y dan al paciente la satisfacción de los objetivos logrados.

Tratamiento farmacológico

En algunos casos es conveniente complementar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico. El equipo de psiquiatras del centro trabaja coordinadamente con el equipo de psicólogos para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos definidos.

Tratamiento bio/neurofeedback

El tratamiento con bio/neurofeedback es un tratamiento innovador que permite que la persona controle voluntariamente sus procesos fisiológicos ante un problema clínico. El terapeuta valorará la contribución del mismo a la mejora terapéutica. (*link tratamiento bio/neurofeedback)

Terapia grupal

Los grupos terapéuticos constituyen un tratamiento complementario al psicológico individual y al psiquiátrico. El psicólogo, según las características y necesidades del paciente, y atendiendo al aprovechamiento que considere que podría hacer del grupo terapéutico, valorará su incorporación dentro de la terapia grupal.