↑ Volver a Terapia adultos

Trastornos de personalidad en Barcelona

¿Qué son?

psicologos-trastornos-personalidadLos trastornos de personalidad se inician durante la adolescencia y se hacen evidentes al inicio de la edad adulta, cuando se considera que la personalidad está formada, y afectan entre un 10 y un 13% de la población. Consisten en patrones rígidos, inflexibles, y desadaptativos de la forma de pensar, sentir, comportarse y relacionarse de las personas. Estos patrones se pueden convertir en “trampas” persistentes que interfieren en la vida de la persona y de su familia, causando malestar general o consecuencias negativas en su entorno.

Tipos:

  • Trastorno paranoide de la personalidad
  • Trastorno esquizoide de la personalidad
  • Trastorno esquizotípico de la personalidad
  • Trastorno antisocial de la personalidad
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Trastorno histriónico de la personalidad
  • Trastorno de la personalidad por evitación
  • Trastorno de la personalidad por dependencia
  • Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad

¿Cómo los podemos identificar?

En los trastornos de personalidad se puede observar un patrón disfuncional y rígido de:

  • El pensamiento de la persona: la forma de percibir o interpretar las personas, cosas o situaciones
  • El estado de ánimo: intensidad y inadecuación de la afectividad y de su respuesta emocional
  • La actividad interpersonal
  • El control de impulsos: pueden manifestar reacciones inadecuadas y exageradas en el entorno

Este patrón de actuación, según el marco en que se centre, responderá a un determinado tipo de trastorno de personalidad. Así en el Trastorno paranoide de la personalidad se observaría un patrón de desconfianza y suspicacia que hace que se interpreten maliciosamente las intenciones de los demás, hecho por el quepodría quedar alterado su pensamiento, estado de ánimo, actividad interpersonal o control de impulsos.

¿Qué pretendemos con el tratamiento?

Con el tratamiento se pretende ayudar al paciente a comprender su experiencia interna y de comportamiento así como modificar los rasgos más disfuncionales en otros funcionales. El tratamiento también tiene como objetivo reducir la probabilidad de aparición de otros problemas psicológicos (ansiedad, depresión, consumo de tóxicos, conflictos sociales, etc.).

¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual

Antes de iniciar el tratamiento es necesaria una evaluación clínica y psiquiátrica, para determinar el trastorno y distinguirlo de posibles trastornos asociados.

El tratamiento de los trastornos de personalidad tiene que ceñirse al tipo específico de trastorno de personalidad presente en cada persona. El correspondiente tratamiento psicológico es largo, la terapia individual ayuda al paciente a enfrentarse a la realidad, a comprender las causas de su ansiedad, a reconocer su manera de pensar, cómo se relaciona con los demás y consigo mismo, además de fijar unos límites y establecer unos objetivos para comportarse de una forma diferente a la habitual que no comporte problemas. La terapia de modificación de conducta puede ayudar ante el aislamiento social y a responder a las exigencias cotidianas. La implicación familiar es de suma utilidad a lo largo de todo el proceso terapéutico.

Tratamiento farmacológico

En algunos casos es conveniente complementar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico. El equipo de psiquiatras del centro trabaja coordinadamente con el equipo de psicólogos para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos definidos.

Tratamiento bio/neurofeedback

El tratamiento con bio/neurofeedback es un tratamiento innovador que permite que la persona controle voluntariamente sus procesos fisiológicos ante un problema clínico. El terapeuta valorará la contribución del mismo a la mejora terapéutica.

Terapia grupal

Los grupos terapéuticos constituyen un tratamiento complementario al psicológico individual y al psiquiátrico. El psicólogo, según las características y necesidades del paciente, y atendiendo al aprovechamiento que considere que podría hacer del grupo terapéutico, valorará su incorporación dentro de la terapia grupal.