Disfunción eréctil

sexologos-disfuncion-erectil¿Qué es?

La disfunción eréctil consiste en la incapacidad, persistente o recurrente para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual.

Las causas de la disfunción pueden ser orgánicas y/o psicológicas, siendo necesario evaluarlas para realizar una intervención  adecuada. Entre los aspectos orgánicos, destaca la arteriosclerosis, la diabetes, la hipertensión, la insuficiencia renal, las alteraciones hormonales, el tabaquismo, el alcoholismo y el uso de determinados fármacos.

Entre las causas psicológicas podemos hallar problemas de ansiedad ante la ejecución sexual, estrés laboral, miedo al fracaso, al embarazo, a contraer infecciones sexuales y/o problemas en la relación de pareja.

Suele causar gran malestar a la persona que la padece y un significativo deterioro de las relaciones de pareja. Supone el primer motivo de consulta en el contexto de las disfunciones sexuales, a pesar de no ser la que más predomina.

¿Cómo la podemos identificar?

Tendremos en cuenta los siguientes aspectos

  • Nunca ha experimentado una erección o la ha tenido en determinadas situaciones y con posterioridad empieza a perder la capacidad eréctil.
  • Verificar la respuesta eréctil ante la autoestimulación.
  • Perdida de la erección ante la autoobservación.
  • Inicio de la relación sexual con erección adecuada y posteriormente la pierde o la pierde durante el coito.
  • No consigue disfrutar de sus relaciones sexuales debido a las dificultades de erección.
  • Falta de motivación para iniciar un contacto sexual.
  • Sentimientos de culpa por las dificultades sexuales con la pareja y evitación del contacto sexual.

 

¿Qué pretendemos con el tratamiento?

Los objetivos del tratamiento van destinados a tratar las causas psicológicas de la disfunción eréctil, facilitar la colaboración de la pareja, trabajar la interrelación y el manejo del erotismo. La intervención también va dirigida a optimizar el tratamiento farmacológico de la disfunción eréctil orgánica y a adaptar la relación sexual a la imposibilidad de erección en caso de enfermedades crónicas.

¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual

Antes de iniciar el tratamiento es necesaria una exhaustiva evaluación clínica para determinar con precisión las características de la disfunción sexual, atendiendo a las variables que intervienen y a los posibles trastornos asociados.

Una vez realizado el diagnóstico de disfunción eréctil, el tratamiento combina técnicas cognitivas con conductuales como experimentación sensorial, descubrimiento de mapas eróticos y capacitación para el coito. También, se pueden emplear cuestionarios específicos y recursos para facilitar la comunicación de pareja.

La propuesta de tareas para realizar en casa es de gran utilidad para consolidar habilidades y dan al paciente la satisfacción de los objetivos logrados.

Terapia de pareja

El tratamiento en pareja pretende la participación de las personas que se ven afectadas por una misma situación problemática. En esta disfunción sexual está especialmente indicada la intervención  en pareja, ya que facilita una respuesta más adecuada.

El objetivo es facilitar la colaboración e implicación de la pareja, proporcionando pautas que permitan generar nuevos recursos que garanticen una adecuada interacción.

Tratamiento farmacológico

En algunos casos es conveniente complementar o combinar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico. El equipo de psiquiatras del centro trabaja coordinadamente con el equipo de psicólogos para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos definidos.

Menu