Trastorno orgásmico masculino

¿Qué es?

sexologos-orgasmo-masculinoConsideraremos en este trastorno la eyaculación retardada y la aneyaculación, caracterizándose por la ausencia o retraso persistente del orgasmo tras la fase de excitación sexual normal, la adecuación de la estimulación, la intensidad y la duración, debe valorarla el especialista clínico.

No se considera en este trastorno la eyaculación retrógrada, dado que si se experimenta la sensación orgásmica aunque el líquido seminal no es expulsado.

Se asocian sentimientos de frustración que aumentan la respuesta ansiosa  y facilitan la ralentización eyaculatoria.

¿Cómo lo podemos identificar?

Pueden permitir su identificación los siguientes aspectos

  • Experimenta gran excitación pero no alcanza el orgasmo.
  • Relaciones sexuales tensas centradas en la consecución del orgasmo, no en el encuentro erótico.
  • La erección no suele verse afectada.
  • No se detectan sensaciones precedentes al orgasmo.
  • Sentimientos de frustración que incrementan la ansiedad y agravan el problema.
  • Aparecen mecanismos defensivos de evitación de la pareja y falta de deseo.
  • La escasa frecuencia de contactos sexuales se compensa con autoestimulación.

¿Qué pretendemos con el tratamiento?

Los objetivos del tratamiento van destinados a tranquilizar al paciente, ofrecer información sexual enfatizando en las creencias negativas y aportando recursos que mejoren la comunicación en la pareja, con el fin último de optimizar la respuesta sexual.

¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual

Antes de iniciar el tratamiento es necesaria una exhaustiva evaluación clínica para determinar con precisión las características de la disfunción sexual, atendiendo a las variables que intervienen y a los posibles trastornos asociados.

Una vez realizado el diagnóstico, el tratamiento combina técnicas cognitivas con conductuales como experimentación sensorial y erotización intravaginal.

El tratamiento individual de esta disfunción se considerará únicamente si no existe posibilidad de realizarlo en pareja o si se cuenta con escasa colaboración de ésta.

Terapia de pareja

El tratamiento en pareja pretende la participación de las personas que se ven afectadas por una misma situación problemática. En esta disfunción sexual está indicada la intervención  en pareja, excepto si no hay pareja o si su colaboración es escasa.