Vaginismo y dispaurenia

sexologos-vaginismo¿Qué es?

El Vaginismo es la imposibilidad o la extrema dificultad para conseguir la penetración vaginal, debido a la contracción de los músculos que rodean la entrada de la vagina. El espasmo es una respuesta involuntaria que muchas mujeres experimentan en su vida sexual, pero que no saben por qué ocurre. Cuando una mujer se excita sexualmente experimenta una relajación de los músculos vaginales. Sin embargo, en el vaginismo, la contractura muscular es tal que impide la penetración.

Los aspectos que pueden influir se relacionan con una asociación de la penetración vaginal con la sensación de peligro, siendo totalmente automática la respuesta refleja de los músculos. En muchas ocasiones no tiene una fácil explicación para la mujer que lo padece, debido a que en el momento actual su deseo y sus ideas se dirigen a tener una relación coital plena y satisfactoria. Algunos de los factores que pueden afectar son las creencias y los valores de carácter sexual, creando confusión e inseguridad en el desempeño sexual y tener como resultado una respuesta desadaptada como lo es el vaginismo.

 

¿Cómo lo podemos identificar?

Podemos considerar los siguientes aspectos

  • Algunas mujeres pueden presentar dificultades en la etapa de la primera menstruación al querer introducir un tampón.
  • Ideas distorsionadas respectos a la percepción de sus propios genitales.
  • El tener ideas irracionales sobre la penetración, angustia y miedo.
  • Una gran ansiedad ante la idea de introducirse algún objeto en la vagina, incluso al  intentarlo con un dedo.
  • Contracciones y espasmos continuados de los músculos vaginales, con la incapacidad de la penetración

¿Qué es la dispaurenia?

La dispaurenia es el dolor que pueden sufrir, tanto hombres como mujeres, en el área pélvica durante o poco después de la relación sexual. El dolor puede presentarse en el momento de la penetración, la erección o la eyaculación. Si este dolor persiste, la persona puede perder interés en cualquier actividad sexual.

Los aspectos que pueden influir en la aparición de dolor es la insuficiente falta de lubricación por falta de estimulación erótica, la sequedad vaginal, las relaciones sexuales demasiado pronto después de una cirugía o parto, la irritación genital por jabones o productos de higiene femenina, alergias al látex de diafragmas o condones, y aquellos aspectos específicamente de carácter médico (fimosis, frenillo, prostatitis, hemorroides, herpes genital..).

 

¿Qué pretendemos con el tratamiento?

En terapia sexual, sobre todo en los casos de vaginismo, es muy importante la labor educativa. La falta de conocimiento y censura social hace aún más difícil la normalización ante aspectos de carácter sexual. También será muy importante la buena y abierta comunicación con la pareja, para ayudar a la buena comprensión por parte de esta. Los objetivos del tratamiento abarcarán la exploración de causas psicológicas profundas, la descripción de los posibles factores ambientales y socioeducativos, el trabajo con el cuerpo y, por supuesto, la relación de pareja.

En el caso de la Dispareunia, si no se encuentra causa orgánica que justifique el dolor, se recomienda abordar la relación de pareja, los sentimientos de culpa, conflictos internos o sentimientos no resueltos acerca de experiencias pasadas, como historia de abusos sexuales, maltratos, o violación. Se considera muy conveniente que la persona afectada acuda con su pareja.

 

¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual

Terapia de pareja

Tratamiento farmacológico

Menu