Inicio Blog

«

»

LA IMPULSIVIDAD Y LA CONDUCTA AGRESIVA

 

Los actos y las decisiones impulsivas forman parte de la vida cotidiana de las personas, y como resultado, pueden acarrear consecuencias positivas o negativas (por ejemplo, el actuar impulsivamente frente un momento de miedo e indecisión puede acercarnos a una gran oportunidad, pero también puede conllevar un resultado desastroso del que nos podemos arrepentir).

Esta semana, Yolanda Segovia, psicóloga colaboradora del INSTITUT D’ASSISTENCIA PSICOLOGICA I PSIQUIATRICA MENSALUS, nos habla sobre la impulsividad disfuncional y la agresividad que muchas veces va relacionada.

Dickman observó que la conducta impulsiva no siempre estaba vinculada a consecuencias negativas, sino que, en determinadas condiciones, las personas consideradas impulsivas rendían mejor que las no impulsivas.  Este autor definió la impulsividad como la tendencia a recapacitar menos que la mayoría de la gente con iguales capacidades antes de realizar una acción.  En 1990, distinguió dos tipos de impulsividad: la impulsividad funcional y la impulsividad disfuncional.

La impulsividad funcional consiste en una tendencia a tomar decisiones rápidas cuando la situación implica un beneficio personal, lo que supone un proceso de toma de decisiones con riesgo calculado;  por el contrario, la impulsividad disfuncional, está relacionada con la tendencia a tomar decisiones rápidas e irreflexivas en situaciones en las que esta estrategia no es óptima, con consecuencias negativas para la persona.

 

¿Qué relación existe entre la impulsividad y la agresividad?

A lo largo de la historia, han sido numerosos los autores que han definido la impulsividad y la agresividad.  La diversidad de estudios ha generado un amplio debate entre investigadores y clínicos a la hora de establecer la relación entre ambas, no resultando posible aportar una única definición.  La impulsividad y la agresividad constituyen rasgos de la personalidad estrechamente relacionados.  La impulsividad, en ocasiones, puede dar lugar a conductas agresivas, estimándose la impulsividad como uno de los predictores más significativos de la agresividad.

 

¿Qué entendemos por impulsividad?

Desde el punto de vista psicológico, un impulso se definiría como la facilidad efusiva o impetuosa hacia un determinado modo de actuación, ya sea con el fin de disminuir la tensión generada por la aparición de un deseo, o por el descenso de autocontrol.  En 1997, Logan definió a las personas impulsivas como aquellas que tienen dificultades para inhibir un comportamiento.

La conducta impulsiva en los seres humanos se expresa con características como la impaciencia, la constante búsqueda del riesgo y el placer, la necesidad de recompensa inmediata, la dificultad para analizar las consecuencias de los propios actos, y la agresividad (Evenden, 1999), así como con la falta de habilidad para detenerse, la dificultad para inhibir conductas motoras, el escaso juicio, las dificultades en la planificación, la anticipación de resultados desfavorables, y la falta de autocontrol.

 

¿La impulsividad también puede ser un recurso?

Podríamos distinguir entre una conducta impulsiva necesaria o funcional y una conducta impulsiva disfuncional.  La primera estaría presente en personas muy aventureras, activas y rápidas en el procesamiento de la información.  La segunda se expresa de forma preponderante, asociada a respuestas descuidadas o poco reflexivas que tienen consecuencias negativas para la persona.  Por otro lado, también existe una conducta impulsiva disfuncional patológica presente en determinados trastornos psicológicos y psiquiátricos tales como los trastornos de la conducta alimentaria, el abuso de sustancias, el trastorno por déficit de atención, el trastorno bipolar o algunos trastornos de personalidad, como el límite o el antisocial.

 

¿Qué factores influyen en la aparición de la impulsividad y la agresividad?

En cuanto a los factores que influyen en la aparición de la impulsividad, consideramos a la persona como un ser holístico en el que entran en juego variables biológicas, psicológicas y sociales.

Por otro lado, es importante valorar si el comportamiento impulsivo es transitorio o se trata de un estado permanente de la persona.  Se observan numerosas propuestas que enfatizan en el aprendizaje medioambiental de este comportamiento, estableciendo que la conducta impulsiva aparece como resultado de la observación y la imitación de un modelo agresivo.

Si atendemos al ambiente familiar, encontraremos investigaciones que establecen una estrecha relación entre el estilo educativo impartido en el contexto familiar y el desarrollo de las conductas adoptadas por el niño, estimando que las características familiares actuarían como variables precursoras de la agresividad infantil y la vulnerabilidad emocional del individuo en crecimiento.  Siguiendo esta línea de exploración, la observación de modelos agresivos influiría de forma negativa en la personalidad en desarrollo, generando baja autoestima, temor a las relaciones con otros individuos, bajo estado de ánimo, dificultad en la expresión de emociones, indefensión o bajo rendimiento escolar.

En el crecimiento de cualquier persona queda clara la influencia que ejerce el contexto familiar, pero no podemos descuidar la interacción social que se produce en el ámbito escolar o laboral y la incidencia que cada medio tiene en nuestro desarrollo personal, siendo necesaria la prevención e intervención en todos y cada uno de los ámbitos desde un punto de vista interdisciplinar.

Respecto a la agresividad, existen igualmente diversas perspectivas teóricas, en función de si se considera un factor innato relacionado con el instinto,  o un factor de origen externo y, por tanto, atribuible a la influencia de aspectos psicosociales o de aprendizaje.  Igual que ocurre con la impulsividad, son muchos los estudios que otorgan un papel importante a la influencia del contexto, tanto en su aparición como en el mantenimiento de las conductas agresivas.

Así pues, en este tipo de conductas alteradas, observamos la influencia de factores familiares, tales como la situación socioeconómica, la negligencia de los padres en la educación de sus hijos, los conflictos de pareja a los que se expone al menor, las interacciones paterno filiales y/o las pautas de disciplina, entre otros.  Aún así, no debemos olvidar la existencia de factores biológicos (hay pruebas que implican circuitos y áreas cerebrales específicas en la conducta violenta) determinantes, así como factores psicosociales que también juegan un papel importante.

 

¿Cómo se exterioriza la agresividad y cuál es su finalidad?

La agresividad, entendida como una determinada reacción ante un estímulo que interpretamos como amenazante, puede ser un comportamiento adaptativo incluso necesario para la propia supervivencia.  Aún así, la situación puede convertirse en problemática cuando la incapacidad para controlar los impulsos facilita la explosión indiscriminada de ira y de reacciones violentas con sus consecuentes efectos negativos.  Estos comportamientos afectan tanto a la persona que actúa de forma agresiva, como a su entorno.

La conducta agresiva pretende proteger los derechos, pensamientos, opiniones o emociones de la persona que la lleva a cabo, pero de forma inapropiada, vulnerando los derechos de los demás y buscando la dominación a través de la  degradación de otras personas.

La agresividad siempre es un comportamiento violento, pero la forma en que se expresa no es necesariamente mediante actos físicos, también el lenguaje verbal y corporal deben tenerse en cuenta como comportamientos agresivos.  Es importante observar si, al comunicarnos, las palabras que utilizamos, el tono de las mismas y los gestos empleados, intimidan o generan en otras personas sentimientos de miedo, culpa o vergüenza.

Es necesario conocer los factores de riesgo de las conductas agresivas, así como los aspectos individuales, familiares y socioculturales predictores de la violencia, para poder así reconocer estos comportamientos en cualquiera de sus expresiones, con el propósito de prevenir e intervenir evitando daños personales, un mayor impacto social e implicaciones legales que tanta preocupación generan en nuestra sociedad.

 

¿Cómo es la intervención psicológica en el tratamiento de la impulsividad y la agresividad?

Teniendo en cuenta que, en función del marco teórico, se pueden observar diferencias en el abordaje y tratamiento psicológico de los trastornos del control del impulso, los comportamientos impulsivos disfuncionales y las conductas agresivas, los profesionales de la psicología podemos facilitar recursos que permitan mejorar la autoestima, la asertividad, las habilidades sociales o el autocontrol emocional, así como el entrenamiento en técnicas de relajación.

La intervención psicológica se realiza a varios niveles:

  • A nivel cognitivo.  Incidiendo sobre los pensamientos de la persona podremos observar cambios conductuales significativos.  Ayudando al paciente a identificar y corregir creencias disfuncionales o pensamientos irracionales, facilitaremos la generación de respuestas alternativas en la resolución de conflictos.
  • A nivel conductual.  A este nivel se facilitan técnicas con el fin de disminuir la conducta, como por ejemplo la técnica del “tiempo fuera”, retirando a la persona del medio que ha propiciado la conducta no deseada, alejándola así del contexto que refuerza el comportamiento que queremos evitar.
  • A nivel emocional.  Finalmente, a este nivel, se identifican los indicadores emocionales que preceden la aparición de la conducta violenta.  Reconocer dichos indicadores servirá al individuo para anticiparse y evitar la pérdida de control.  Además, no hay que olvidar el trabajo para mejorar la expresión emocional, proporcionando recursos con el objetivo de conocer los propios sentimientos para así poder manejarlos adecuadamente.

 

¿Qué tipo de formato se utiliza?

En el proceso psicoterapéutico de la impulsividad y la agresividad puede utilizarse una intervención a nivel individual, grupal, familiar o combinado.  El profesional propondrá el tipo de formato en función de las características individuales del paciente y la sintomatología que éste presente.  El comportamiento agresivo surge de la interacción entre personas, por tanto, la intervención grupal puede resultar muy beneficiosa, dado que la participación en grupo ya requiere de la aceptación de unas normas y el entrenamiento en tolerancia y respeto ante las opiniones de los demás componentes del mismo.

 

¿Es necesario combinar la psicoterapia con un tratamiento farmacológico?

Considerando que, con cierta frecuencia, la conducta impulsiva se encuentra asociada al trastorno bipolar, los trastornos psicóticos, el abuso de sustancias, el juego patológico o los trastornos de la conducta alimentaria, es preciso considerar la necesidad de un tratamiento farmacológico y por ello, las actuaciones terapéuticas coordinadas con psiquiatría.

Muchas gracias Yolanda.

Entrevista realizada por Mª Teresa Mata.

17 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. junior

    buanas noches psicóloga Yolanda le saluda junior barrenechea de peru y mi consulata es si puedo mejorar mi actituda ya que soy conciente que soy una persona impulsiva y me siento muy preocupado por eso por que ya mis amigos se alejan de mi por mi manera de reaccionar nose que devo hacer para mejorar mi manera de reaccion ante situaciones imprevistas agredeseria mucho su ayuda espero su respuesta gracias

  2. liz

    buenos dias tengo una nena de 8 años es muy impulsiva solo cuando se enoja demasiado y ella cuenta que solo lo hace en la casa y no en el colegio como puedo ayudarla porque ya no la aguanto llora por todo se queja por todo y me termino irritando mucho tiene rivalidad con su hermano porque dice que yo lo quiero mas a el y hasta con el perro los pellisca cuando le doy cariño al perro pero no lo entiendo porque yo le doy cariño y siento que hasta cierto punto me estoy alejando de ella por su actitud

  3. Yolanda Segovia

    Buenos días Liz,

    Sería interesante poder contar con más información sobre el comportamiento impulsivo de tu hija, así como conocer si ha habido alguna variación significativa en su vida. En momentos de cambio, tu hija puede tener más dificultades para controlar su comportamiento.
    Puedes preguntarle qué necesita, qué quiere conseguir, si está enfadada…para que ella pueda ir dándose cuenta de su actitud.
    A través de su comportamiento podría estar tratando de captar tu atención, si observa que tú reaccionas, incluso si pierdes la calma, es probable que repita su conducta. Trata de enseñarle formas alternativas de comunicarse.

    Saludos

  4. Marcos

    muy buenos Psicologa, mi nombre es marcos y estuve leyendo el articulo, me llamo mucho la atencion porla siguiente Razon, Sufro estos dos problemas, Impulsividad y Agresividad, me gustaria saber que hacer para controlar estos factores que afectan mi vida, personal, no se compartir con nadie me gusta estar solo, me gusta humillar a las personas, tratarlas mal, controlarlas, me hago la victima ante cualquier situacion y busco por encima de todo tener la razon, soy vengativo, le pido que me de una idea, le estare agradecido de corazon

  5. Katherine

    Hola, me estado informando y leyendo mucho sobre el comportamiento de una persona agresiva la agresividad el impulso y los diferentes analisis y definiciones de estos, pero las soluciones no me quedan muy claras, ya q yo tengo identificado mi problema y la posibles causas, pero esa identificacion no me ha ayudado y no he encontrado una terapia q me ayude al manejo de mi agrsividad y mi impulso. Agradeceria me facilitara un manejo concreto para esta conducta. Gracias

    1. Yolanda Segovia

      Hola Katherine,

      El autoconocimiento, la observación y la comunicación asertiva, son algunos de los factores que ayudan a no responder de forma agresiva.

      Profundizar en las causas que facilitan tu comportamiento impulsivo nos permitiría plantear estrategias personalizadas y concretas de intervención.

      En esta línea, si precisas de más información puedes contactar con nosotros.

      Saludos

  6. Elizabeth Rosas

    tengo ese problema y no se como salir de el, quiero resolverlo me gustaría ponerme en contacto con ustedes solo indiquenme como??

    1. Yolanda Segovia

      Hola Elisabeth,

      puedes contactar con nosotros en el teléfono 932 371 916, donde atenderemos tu solicitud y te facilitaremos la información que necesites.

      Un saludo

      1. Anshy

        Hola Yolanda, me interesé en este tema porque a mi esposo le diagnosticaron trastorno impulsivo-agresivo; voy a contarte brevemente lo que sucedió para que esto salga a relucir, por favor quiero un diagnóstico tuyo.
        Tuvimos 2 años de relación y buscamos quedarme en embarazo por un año sin vivir juntos, cuando supimos que estaba en estado comenzaron los problemas e intentó dominar en mi vida hasta el punto de que si no o hacía se molestaba mucho, comenzamos a vivir juntos y nació nuestra hija y tomo actitudes de dominio y de excesiva limpieza a cauda de la nena, hasta el punto de que la familia se alejó, a los 3 meses de vivir juntos tuvimos una discución en la cual explotó y se golpeó la cabeza en pa pared y se partió la frente, para luego terminar golpeandome la cabeza contra la pared sin control, me dejó después que creyó que estaba inconciente y llamó a la policia y se entregó a lo que yo puse la demanda necesaria y salió de la casa. En respuesta a todo esto mi reacción fué tenerle un miedo intenso que pensaba que en cualquier ocasión de ira me podía matar. Tubimos terapia, yo para desaparecer el miedo y el para poder dormir pues no duerme normalmente desde que es joven 18 años hasta ahora que tiene 52 años, y toma medicación; regresamos a vivir juntos después de 4 meses, pues para darnos una segunda oportunidad y resultó que intentó dominar el ambiente familiar y quería que se haga lo que él quería, cosa que esra dificil manejarla para todos, a causa de esto agredió a mi perrita y la dejó sangrando cuando no estabamos en la casa, al mirarla lastimada reclamó mi hija y él decidió irse de la casa. A las semanas me enteré que había puesto demandas judiciales a mi madre por no cuidar bien a mis sobrinos, a mi hermano por deudas exageradas y a mi por cobro de dinero en letras de cambio.
        A raiz de la demanda de mi mami que la hizo en una entidad pública, la psicóloga detrmina que tiene el problema que te comente y realizó una demanda por daños psicologicos en mis hijas para que de esa manera puedan emitir un documeto par que no se pueda acercar a ellas. Ahora él esta lejos no se donde y lo que me pide es la custodia de la nena.
        Necesito tu diagnóstico en base a lo que te he conentado, lo quiero mucho a pesar de todo, quiero ayudarlo y ala vez cuidar de mi familia para que si en algun momento el llegara a acercarse a mi poder estar preparada.
        Gracias por su ayuda.

        1. Yolanda Segovia

          Hola Nancy,

          La agresividad es una reacción normal ante estímulos y circunstancias que nos afectan, excepto cuando no se sabe manejar y regular y produce efectos negativos tanto para la persona que actúa impulsivamente como para su entorno.

          De tu mensaje se deduce que ya habíais recabado ayuda externa y disponíais, en su momento, de un diagnóstico así como de un tratamiento.

          Desde mi punto de vista, coincido en que es beneficioso buscar ayuda profesional tanto para conocer las causas que motivan la reacción agresiva, como para aprender estrategias alternativas que permitan expresar la irritación y/o la rabia. Los recursos de control emocional permiten reducir las respuestas agresivas.

          Evidentemente cualquier tipo de actuación psicológica debe basarse en el conocimiento personalizado del paciente y de la situación objeto de consulta.

          Saludos

  7. Maria

    buenas noches doctora Yolanda, yo tengo un amigo al cual aprecio mucho, pero me he dado cuenta q es una persona impulsiva, cuando esta triste o molesto llega a una depresion extrema, hasta el punto de llegar a agredirce, en especial cuando esta molesto su cuerpo empieza a temblar, sus nervios se alteran, y su furia es incontrolable, golpeas las paredes hasta se golpea en el cuerpo; ademas el me cuenta q siente un gran vacio en su interior es algo inseguro, tiene baja autoestima. la verdad me preocupa mucho y quisiera q usted me ayude con este caso, por favor.
    Muchas gracias, me despido de usted esperando su respuesta.

    1. Yolanda Segovia

      Hola Maria.

      Gracias por tus comentarios.

      Tanto la conducta que muestra tu amigo, como los demás aspectos que comentas se pueden trabajar. El primer paso para poder cambiar es que él sea consciente de cómo es y cómo le afecta.

      Puedes animarlo a que trabaje los aspectos que interfieren en su bienestar emocional. Cuenta con nuestro equipo si lo necesitas.

      Un saludo

  8. Manuel

    Un artículo excelente sobre la relació entre impulsividad y agresividad. La mejor opción ante los comportamiento que no sepamos controlar es acudir a un o una profesional en psicología que nos ayude y guíe.

  9. Marjorie

    Un excelente artículo interesante yo soy una persona muy impuslvaba que a mis 30 años e vivido asi y lo echo parte de mi vida, pero hoy llego al punto darme cuenta lo que estoy viviendo y principalmente por estoy alejando a las personas buenas de mi vida, por de cierta forma soy muy impulsiva y intensa para mis cosas e tratado de manejarlo pero ya se me esta escapando de las manos. Agradeceria mucho su ayuda por siento muy angustiada, y asi si sigo me quedare sola.

  10. rosa

    interesante el articulo, felicitaciones

  11. Ginny

    Buenas tardes:

    Tengo una relación con mi pareja desde hace 4 años y tenemos 1 viviendo juntos, pero han habid ocasiones en los que yo pienso ya que me he informado es lo que denominan ustedes los psicólogos como “trastorno de Otelo”, pero en ciertos momentos la situación se ha salido de nuestras manos y me ha agredido físicamente, después de la explosión total de emociones se arrepiente, él acepta tener problemas de agresividad y que es desconfiado a gran escala…Queremos buscar ayuda, él también lo quiere, no se siente agusto con la situacion y desde la pultima discusión y agresión lo siento diferente, no me mira por que se siente culpable.
    Ya hace un tiempo hemos trabajado en su paciencia no solo conmigo, tambíen con sus clientes (tiene un negocio propio de hojalatería y pintura automotríz), poco a poco ha aprendido a que no todos procesamos la información, llevamos prisa, etc. Pero nos falta mucho para trabajar, pero yo como su pareja ya no se que más hacer para apoyarle, cuando hemos discutido o pierde el control tengo miedo por mi, pero más que nada por el, aveces toma las llaves de nuestro auto y se va muy enfadado para ver como desquitar su enojo y frustración. Después vuelve y ya más tranquilo hablamos y pide perdon….
    COn quien es más recomendable ir? Un psicólogo? Un terapeuta de parejas? Un psiquiatra? Usted en su opinión, que me podría recomendar….

    1. Yolanda Segovia

      Hola Ginny,

      Según lo que comentas en tu mensaje, en tu relación de pareja se han producido episodios de violencia, momentos en que tu pareja tiene dificultades para controlar los impulsos y actúa agrediéndote fisicamente, a pesar de que observes una actitud diferente y tras su conducta se disculpe, considero necesaria una intervención profesional inmediata.
      Dado que ambos estáis de acuerdo, podéis buscar ayuda en un psicólogo que tenga experiencia en terapia de pareja, aunque también es importante que te informes en un centro especializado de atención a la mujer y recibas el apoyo y asesoramiento necesario en la situación que describes. A tu pareja también le puede ayudar conocer las causas que motivan su reacción agresiva y recibir ayuda para aprender estrategias alternativas que le permitan realizar una adecuada gestión emocional, sin necesidad de recurrir a la agresión.

      Solicita ayuda a profesionales de la psicología con experiencia en situaciones como la que describes para que puedan asesorarte y determinar si es adecuado que realicéis un proceso en pareja o individual, donde ambos podáis ver cubiertas vuestras necesidades.

      Si residis en Barcelona, puedes contactarnos y te asesoraremos sobre el proceso de intervención.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>