Inicio Blog

«

»

Tipos de Duelo: Muerte, Separación o Desempleo

MUERTE, SEPARACIÓN O DESEMPLEO

El Duelo es un proceso natural y universal. Entre la población adulta, por lo general, las personas poseen los recursos necesarios para elaborarlo de un modo sano. Esto no significa que no exista un sufrimiento asociado. Aun tratarse de un proceso natural, en ocasiones, las características personales, contextuales, propias del momento o del tipo de duelo, dificultan la superación de sus fases y precisan de la consulta a un profesional.

 

Esta semana, el equipo del INSTITUT D’ASSISTENCIA PSICOLOGICA I PSIQUIATRIA MENSALUS, nos habla sobre tres tipos de proceso de duelo muy distintos entre sí pero con un denominador común: la pérdida.

Psicólogos Barcelona

 

¿Qué es el proceso de duelo?

El proceso de duelo, tal y como anunciábamos, es un proceso natural. Se trata de la reacción normal a un sentimiento de pérdida. El proceso de duelo reivindica un espacio para existir, un paso por distintas fases que, si no suceden, generarán un importante malestar.

Para comprender mejor la esencia de este proceso, veamos las definiciones de algunos autores:

  • Lindemann (1944) define el duelo como la respuesta natural a la ruptura de un vínculo.
  • Sheneider (1984) señala que el duelo es también un proceso que afecta a la totalidad de la persona a nivel físico, emocional y espiritual.
  • Dershimer (1990) apunta que el duelo es más que el sufrimiento emocional y el dolor, es un proceso que incluye cambios significativos en las actitudes, valores, pensamientos y creencias de quien lo experimenta.

Independientemente del tipo de duelo (duelo por la muerte de un ser querido, duelo por una separación, duelo por la pérdida de un trabajo, etc.), su elaboración consiste en pasar diferentes fases y realizar toda una serie de tareas.

¿De qué fases y tareas estamos hablando?

 Parkes (1993) cita las siguientes fases:

  1. Fase de desconcierto o embotamiento en la que domina una sensación de irrealidad e incredulidad sobre lo ocurrido.
  2. Fase de anhelo y búsqueda de la pérdida con un intenso sentimiento de añoranza que se alterna con episodios de ansiedad y tensión.
  3. Fase de desorganización y desesperación en la que se experimenta un ánimo deprimido más profundo.
  4. Fase de reorganización y recuperación,en la que el estado de ánimo mejora y se comienza a mirar hacia el futuro de un modo positivo.

El paso por estas fases no es secuencial, es decir, no se completa una fase y se pasa a la siguiente.  La persona en duelo va de una fase a otra en función de sus características personales, de su contexto y de sus circunstancias vitales.

Así mismo, Worden (1997) postula que elaborar el duelo implica llevar a cabo toda una serie de tareas que requieren de un papel activo por parte del doliente. Estas tareas son:

  • Aceptar la realidad de la pérdida.
  • Experimentar el dolor.
  • Adaptarse a las nuevas circunstancias.
  • Reubicar emocionalmente a la persona perdida.
  • Mirar hacia el futuro.

Al igual que ocurre con las fases, la experiencia clínica muestra que estas tareas se llevan a cabo de forma simultánea.

Muerte

Concretamente, el manual diagnóstico de los trastornos mentales DSM-IV-TR incluye el duelo en la categoría de “problemas adicionales que pueden ser objeto de atención clínica”, y lo define como la reacción a la muerte de una persona querida.

A lo largo de nuestra vida todos experimentamos, en algún momento,  la pérdida de un ser querido (bien sea por fallecimiento o como resultado de una separación permanente). Aspectos no resueltos de duelos pasados (por ejemplo, por la muerte de un padre o una madre), pueden afectar de un modo no deseado al momento actual, generando trastornos en el estado de ánimo, vacío existencial, problemas relacionales y dificultades para adaptarse de forma adecuada a distintos contextos, falta de ilusión y motivación para llevar a cabo proyectos personales, etc.

Separación

Los procesos de duelo por una separación son otro motivo de consulta en terapia.

Un proceso de duelo supone enfrentar la experiencia de un dolor que afecta a la totalidad de la persona y que precisa de un tiempo para ser elaborado y resolverse de forma sana. Muchos pacientes se muestran especialmente angustiados por aspectos del tipo:

  • ¿Hasta cuándo voy a sufrir?
  • ¿Cuánto tiempo durará este sentimiento?
  • ¿Cuándo estaré preparado para vivir otra relación?
  • ¿Seré capaz de volver a amar?

Desde Psicoterapia aclaramos estas dudas explicando que el tiempo, aún ser delimitable, no se ajusta a un calendario concreto. Así pues, cada fase precisará de un tiempo y querer establecer un tiempo aumenta aún más la ansiedad y dificulta a la persona permitirse vivir y comprender la razón de ser del duelo.

Pérdida de empleo

La pérdida de empleo es otro tipo de proceso de duelo que, muchas veces, pasa desapercibido e índice seriamente en el estado anímico del individuo y su bienestar en otros espacios. Atender a los pensamientos y emociones relacionados con:

  • No me han querido
  • No sirvo
  • No encontraré otro puesto que sea de mi agrado
  • No me van a querer en otros lugares
  • Mi familia va a creer que no valgo para nada
  • Me siento inútil

Son ejemplos de creencias asociadas a dicho proceso que precisan de atención y elaboración para comprender que son una respuesta natural al momento.

 

¿Cuándo está indicada la Psicoterapia?

La Psicoterapia está indicada en procesos de duelo complicados que afectan significativamente el bienestar de la persona de forma prolongada en el tiempo:

  • A nivel individual
  • A nivel de pareja o familiar
  • A nivel social
  • A nivel laboral

La experiencia clínica muestra que vivir en silencio el sufrimiento aísla y afecta seriamente a la funcionalidad del individuo.

Cuando esto ocurre, la mejor opción es la prevención de posibles complicaciones y la puesta en marcha de aquellos recursos necesarios para llevar a cabo un duelo que, aunque sea doloroso, resulte finalmente saludable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>