Inicio Blog

«

»

Resolución de Conflictos y Psicoterapia

Resolución de Conflictos y Psicoterapia

La creación de nuevas vías de solución por medio de la observación desde un rol espectador es un ejercicio natural en el ser humano. Este rol espectador significa tomar distancia y mejorar la visión objetiva a través de detectar y contemplar nuevos elementos (hasta entonces obviados) que formen parte del conflicto.

Esta semana, el equipo del INSTITUT D’ASSISTENCIA PSICOLOGICA I PSIQUIATRIA MENSALUS, nos habla sobre la resolución de conflictos a partir de tomar distancia y entrenar una habilidad básica: el rol espectador.

Solucionar conflictos tomando distancia

 

La creación de nuevas vías de solución por medio de la observación desde un rol espectador es una habilidad innata en el ser humano. Tal y como enunciábamos, este rol espectador significa mejorar la visión objetiva gracias a detectar nueva información que, desde una posición “contaminada” por la “personalización”, no fluye. Con ello nos referimos a no centrar toda la atención en “cómo me siento” y atender a “cómo se siente el sistema al completo” cuando aparece el problema.

Así pues, la visión de espectador otorga al individuo un mayor conocimiento y comprensión gracias a dejar de lado aquellos pensamientos que centran la atención en uno mismo y fijar la atención en aquellos otros que dan un tono especialmente descriptivo e informador.

 

Psicoterapia y estrategias de intervención

 

Desde la Psicoterapia entrenamos el rol espectador a través de dinámicas que facilitan el conocimiento de dicha posición. Las escenificaciones por medio de figuras que representan a los miembros que juegan un papel en el conflicto, son un ejemplo.

Todos los ejercicios que potencian la toma de distancia y el análisis objetivo de un problema a través de una representación buscan detectar y comprender:

  • Nuestra posición dentro de un sistema.
  • Cómo sentimos a los demás.
  • Cómo creemos que nos sienten los demás.
  • La existencia de pensamientos y emociones que dificultan la conexión con ciertos miembros del sistema.
  • La existencia de pensamientos y emociones que facilitan la conexión con ciertos miembros del sistema
  • Nuestra percepción de aquello que sucede dentro del sistema.
  • Nuestra percepción sobre qué creemos que piensan los demás sobre aquello que sucede dentro del sistema.
  • La existencia de recursos personales.

 

Un ejemplo de entrenamiento

 

Para trabajar un conflicto pedimos al paciente que realice una descripción de la problemática en sí y que enumere a las personas implicadas. Para ello, la escritura puede resultar una buena herramienta. De este modo la persona dedica unos minutos a organizar la información y tomar conciencia sobre la estructura del problema.

El terapeuta pone a disposición del paciente figuras que representen animales o individuos con distintas indumentarias/roles, con el fin que el paciente elija a las personas que previamente ha citado. A lo largo de la elección, es interesante conocer qué características atribuye a cada personaje. La relación con un animal en concreto (Ej.: un león) o con una característica física de la figura (Ej.: un guerrero), facilitará la presentación y descripción de aquellos personajes.

A continuación, el terapeuta pide al paciente que disponga las figuras en el espacio de tal modo que representen el conflicto descrito. Esta representación/escenario y su posterior análisis juntamente con el paciente facilita:

  • Conocer mejor a los “personajes” que juegan un papel en el conflicto.
  • Representar el funcionamiento del conflicto.
  • Detectar patrones de funcionamiento que no ayudan.
  • Detectar patrones que sí ayudan.
  • Proponer pequeños cambios (siempre desde el vaso protagonista).
  • Promover la utilidad de recursos existentes.
  • Frenar los pensamientos relacionados con elementos que aumentan la desconexión
  • Desmitificar “ideales”, cambios imposibles del sistema (“quiero que mi cuñada desaparezca”) y buscar movimientos realistas: aceptación de la realidad.

 

Resolución de conflictos y terapia familiar

 

Otra opción de intervención puede ser el trabajo dentro de terapia familiar.

 

Para realizar el ejercicio citado se pide a cada miembro que realice su escenificación personal. Posiblemente, el padre realizará una representación, la madre otra, el hermano mayor otra, etc. Por ello, posteriormente, es interesante unificar todas las representaciones y buscar alternativas. Este es un buen método para conocer cómo se sienten los miembros que acuden a terapia en su núcleo familiar, reconocer recursos ajenos, detectar elementos que entorpecen el buen funcionamiento y promover pequeños cambios conjuntos que mejoren sus relaciones y el modo que tienen de comunicarse ante un conflicto.

Habilidades Sociales para Niños

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>