Inicio Blog

«

»

¿LA INTELIGENCIA, DE POR SÍ, ES INTELIGENTE?

25970975 - businessman hand show light bulb with smile icon, idea concept“La inteligencia inteligente es la que conduce a la felicidad”.
Juan Manuel Opi, psicoterapeuta transaccional.

Recientemente, Juan Manuel Opi, explicaba en «La Contra» porqué no todos los tipos de inteligencia son inteligentes. Para ello, hablaba del poder de decisión que tenemos sobre nuestro pensamiento y hacía referencia a la capacidad por dirigir la mente hacia aquello que nos permite gozar.

La gran pregunta planteada era la siguiente:
«¿Es inteligente la inteligencia que no conduce hacia la felicidad?».

Esta semana, desde el INSTITUT D’ASSISTENCIA PSICOLOGICA I PSIQUIATRICA MENSALUS, reflexionamos sobre el concepto de inteligencia inteligente y recordamos algunas herramientas útiles gracias a la colaboración de Laia Belles y Pilar Hurtado.

 

¿Cuál es la respuesta desde una visión psicoterapéutica?

El concepto de felicidad está íntimamente relacionado con la capacidad de ordenar y redirigir el pensamiento hacia aquellos aspectos que alimentan el bienestar de base. La desconexión de los inputs negativos es posible, en parte, gracias a la conexión con inputs positivos. Por este motivo, la inteligencia inteligente va de la mano del autocontrol emocional, aquella habilidad de la inteligencia emocional que nos permite desacelerar los pensamientos que boicotean el autoconcepto positivo-realista y aumentar aquellos otros que, a modo de «spa mental» y autocuidado, se alejan de la autoexigencia y el perfeccionismo.

Hay quien dice que es más feliz quien menos piensa y/o quien más desconecta. ¿Es eso cierto?

Bien, esta es una pregunta difícil de responder con un sí o un no.
Para empezar debemos señalar qué tipo de pensamientos son los que no nos permiten ser felices y qué tipo de desconexión/conexión buscamos para ello (con el mundo y con nuestro ser).
Dicho esto, podemos hablar del hecho de ser feliz de un modo inteligente en relación a la capacidad de decidir cómo y cuándo conectar y desconectar, respetando los momentos de descanso y de “reparación” vital.

Nos pasamos la vida pensando qué ocurre en el mundo en el que vivimos, pero descuidamos prestar atención a cómo percibimos dicha realidad. Respetar los momentos de reparación del “yo” pasa, justamente, por no dejar de escuchar nuestras necesidades (de ahí la importancia de mantener la mirada en nosotros).

¿Qué más busca la inteligencia inteligente?

Cuando hablamos de inteligencia inteligente lo asociamos a un estado mental desde el que nos creamos capaces de asumir distintos retos y desde el que vivamos en sintonía (un estado desde el que nos permitamos ser y permitamos ser a los demás). Es aquí donde aparece uno de los pilares de la inteligencia inteligente: la aceptación y la empatía con uno mismo y el resto.
En relación a la aceptación, Alain Vigneau, actor, clown y pedagogo, dijo en una entrevista:

«Bienaventurados los fracturados porque dejan pasar la luz».

En su afán por defender la imperfección y vivir en paz con uno mismo, Alain resalta la importancia de frenar los pensamientos que atentan contra nuestra persona y aumentar aquellos otros que realzan la esencia.

¿Cómo podemos atender a esta doble capacidad de realzar la esencia y estar en sintonía?

Laia Belles, psicoterapeuta de Mensalus, nos habla sobre el poder de las técnicas de relajación para encontrar un equilibrio:

«Las técnicas de relajación tienen como objetivo crear un espacio mental de calma que ayuda a gestionar el sistema emocional de forma más satisfactoria y reforzar distintos aspectos del individuo. Este tipo de técnicas abren un doble canal de comunicación: por un lado, conectan con capacidades; por el otro, con miedos e inseguridades. Para conseguirlo, trabajamos con relajaciones profundas acompañadas de visualizaciones, la activación de la respiración consciente y la creación de pensamientos positivos».

Del mismo modo, la práctica de Mindfulness vela por el respeto de nuestra esencia y busca la conexión con las propias fortalezas a partir de aprender a parar. Pilar Hurtado, terapeuta de Mensalus, explica:

«La práctica del Mindfulness desarrolla la capacidad para observar las sensaciones, pensamientos y sentimientos en lugar de ir con el piloto automático. Con ella mejoramos la habilidad de etiquetar y poner palabras a los estados de ánimo, suspender los juicios y controlar las reacciones relacionadas con patrones del pasado entre otros».

Con este tipo de prácticas nos percatamos del grado de desconexión personal en el que vivimos, ¿no es así?

Exacto. Muchas veces no estamos presentes en el aquí y ahora. Pilar termina su aportación añadiendo:

«El juicio tiene que ver con la comparación de aquello que nos gustaría, no de la realidad del momento. Del mismo modo, la reactividad a la experiencia interna está relacionada con patrones del pasado, no con lo que está sucediendo en el aquí y ahora. Por ello, es importante parar antes de actuar».

La felicidad está relacionada con la capacidad de frenar y vivir. No es lo mismo ser un espectador que ser el protagonista de nuestra historia. La intensidad con la que llegaremos a sentir la vida está íntimamente ligada a nuestra capacidad por permanecer presentes, mental y corporalmente.

En definitiva, la inteligencia inteligente preserva quienes somos a través de la conexión consciente con distintos focos: nuestro ser, los demás, y los elementos que describen la relación existente entre ambos. En otras palabras, la inteligencia inteligente nos permite REGULAR el triple foco para estar en sintonía con nuestra persona y con aquellos que nos rodean.

Entrevista realizada por Mª Teresa Mata.

 

 

mensalus-generic

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*