Trastorno obsesivo-compulsivo


¿QUÉ ES EL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO?

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad en el que el niño o el adolescente siente la necesidad de hacer ciertas cosas de manera repetitiva (rituales y/o compulsiones) para eliminar pensamientos atemorizantes, protegerse contra algo temido o asegurarse totalmente de que las cosas estén seguras, limpias o correctas, de manera que no hacerlo le puede generar un alto nivel de ansiedad o tristeza difícil de gestionar.

A los niños les cuesta verbalizar el motivo que les lleva a realizar estos rituales y dicen que “no lo pueden evitar”, pero el principal motivo que les lleva a realizar estas repeticiones es para liberarse de la ansiedad y sentirse seguros.

Podríamos decir que el TOC actúa como una alarma que de manera automática se activa para alertarle de un peligro, ante dicha situación se produce un crecimiento de la ansiedad o de la preocupación de una manera altamente intensa, el niño siente que debe realizar el ritual de manera compulsiva hasta que el malestar disminuya, eso sí, temporalmente hasta que aparezca de nuevo la preocupación con la misma intensidad. Estas obsesiones y compulsiones pueden interferir de manera muy significativa en el día a día de los niños y su familia, los cuales normalmente no sabe como actuar.

Las obsesiones más comunes entre los niños y adolescentes con TOC son:

  • temor a la suciedad o los gérmenes
  • temor a la contaminación
  • necesidad de simetría, orden y precisión
  • números de la suerte o de la mala suerte
  • pensamientos sexuales o agresivos
  • temor a sufrir una enfermedad o un daño, o a que esto le ocurra a un familiar
  • preocupación por los elementos de la casa

La compulsiones  más comunes entre los niños y los adolescentes són:

  • rituales de limpieza, lavarse las manos, dientes o lavar o pedir que laven los utensilios o vajilla de una determinada manera o un número determinado de veces.
  • repetición de rituales, lo cual incluye entrar y salir por una puerta, la necesidad de moverse en los espacios de una determinada manera, dar saltos o releer o reescribir tareas escolares.
  • rituales de comprobación para asegurarse por ejemplo que la puerta está cerrada o el gas está apagado.
  • rituales para anular el contacto con una persona o un objeto “contaminado”
  • rituales para prevenir el daño a uno mismo o a otros
  • ordenar objetos
  • contar cosas un numero determinado de veces
  • acumular o coleccionar cosas que no tienen un valor evidente

¿CÓMO LO PODEMOS IDENTIFICAR?

Los niños y adolescentes con TOC suelen sentirse frustrados y culpables por no poder controlar las obsesiones y las compulsiones, lo que les genera con el tiempo baja autoestima, sentirse irritados o tristes.

Algunos de los signos de alerta que pueden observar los padres son:

  • manos agrietadas o en carne vida por el lavado constante
  • gasto excesivo de jabón o papel higiénico
  • bajada repentina del rendimiento académico
  • necesidad de un mayor tiempo para realizar la tarea escolar
  • borrones o hojas desgastadas por el borrado compulsivo
  • peticiones a los familiares para que repitan frases extrañas o respondan siempre la misma pregunta
  • formulación de preguntas o expresión de miedo de manera reiterada sobre temas relacionados con la enfermedad, accidentes, muerte o religión
  • excesiva cantidad de tiempo para prepararse para ir a dormir
  • comprobar de manera constante la salud de los familiares
  • cambios de humor y de comportamiento mostrándose más irritables, enfadados y retraídos
  • falta de concentración y de atención mostrándose a veces ausentes
  • rigidez mental ante cambios de rutina o si las cosas no se suceden como esperaban

OBJETIVOS DE LA INTERVENCIÓN

En la terapia con niños y adolescentes con TOC se facilitan y trabajan estrategias de afrontamiento y relajación para exponerles de manera gradual a sus miedos, animándoles a contener las compulsiones para que puedan comprobar que la ansiedad se reduce al ver que el temor o preocupación que tienen no se produce. Además, de potenciar su sentimiento de competencia que hará que mejore su autoestima y su bienestar emocional.

detectar la depresión

¿CÓMO TRABAJAMOS?

EVALUACIÓN PERSONALIZADA

En primer lugar, se lleva a cabo una evaluación psicológica del caso mediante distintos instrumentos (entrevistas, tests y cuestionaros estandarizados, observación clínica, etc.) para poder establecer el diagnóstico para, posteriormente, establecer los objetivos personalizados que se pretenden alcanzar con la intervención.

TERAPIA PSICOLÓGICA INDIVIDUAL

El plan de tratamiento incluye técnicas de exposición y prevención de respuesta, de relajación, reestructuración cognitiva para modificar falsas creencias relacionadas con el pensamiento obsesivo y discutir la necesidad de las compulsiones.

INTERVENCIÓN FAMILIAR

La intervención familiar se hace imprescindible para cumplir los objetivos terapéuticos, a la familia se la forma y orienta para el cumplimiento de las estrategias claves del tratamiento psicológico.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

En algunos casos es conveniente complementar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico. El equipo de psiquiatras del centro trabaja coordinadamente con el equipo de psicólogos para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos definidos.

CONTACTAR

    Nombre *

    Correo electrónico *

    Teléfono

    Mensaje *