Dificultades del orgasmo femenino (anorgasmia)

¿QUÉ SON LAS DIFICULTADES DEL ORGASMO FEMENINO (ANORGASMIA)?

El orgasmo femenino es un proceso complejo que tiene componentes biológicos, psicológicos y sociales. Los estímulos son recibidos como respuestas agradables a través de ciertos receptores del cuerpo de la mujer e interpretados a nivel mental, siendo así percibidos como algo placentero o algo desagradable. La anorgasmia es la ausencia persistente del orgasmo después de una fase adecuada de excitación en la actividad sexual. Actualmente, el orgasmo suele ser motivo de demanda común, consecuente al permiso del derecho  de la necesidad sexual femenina en nuestra sociedad actual. En muchas ocasiones el desconocimiento del cuerpo y de las zonas erógenas de la mujer, en especial el clítoris y su estimulación, y el foco en el coito o la penetración hacen de las relaciones sexuales una difícil tarea para conseguir el placer.

Dependiendo del momento y de cuándo se presenta la dificultad para alcanzar el orgasmo, la anorgasmia femenina puede clasificarse en:

  • Anorgasmia primaria: cuando la mujer nunca ha conseguido el orgasmo.
  • Anorgasmia secundaria: cuando la mujer deja de alcanzar el orgasmo tras un periodo de tiempo en el que el orgasmo se producía con normalidad.
  • Anorgasmia absoluta: cuando la mujer no consigue el orgasmo mediante ningún tipo de estimulación.
  • Anorgasmia relativa: cuando la dificultad para alcanzar el clímax solo ocurre en determinadas situaciones, como por ejemplo el coito, pero se consigue en otras, como por ejemplo la masturbación.

Existen múltiples causas para la anorgasmia femenina, entre ellas se encuentran aspectos físicos como, un traumatismo en la zona genital, enfermedades de origen neurológico, endocrino o ginecológico, tras el embarazo y parto o con el cambio hormonal que se produce en el periodo de la menopausia. El uso de ciertos medicamentos o el uso y/o abuso de drogas también pueden disminuir la capacidad de la mujer para lograr el orgasmo en las relaciones sexuales.  Por otro lado, existen causas de índole psicológica y sociocultural como una educación sexual represiva, el estrés, la ansiedad, la depresión, ciertas características de personalidad o experiencias traumáticas previas que pueden tener un efecto negativo en la experiencia de placer sexual.

¿CÓMO LO PODEMOS IDENTIFICAR?

Podemos considerar los siguientes aspectos:

  • Ausencia o falta de conocimiento del propio cuerpo y de las zonas erógenas.
  • Actitudes asexuales respecto a cualquier contexto de las relaciones íntimas.
  • Escasa educación sexual para el placer.
  • Desagrado ante determinados estímulos o prácticas sexuales o a cualquier aspecto relacionado con el sexo.
  • Ciertos sentimientos sobre relaciones pasadas o actuales, tanto a nivel emocional o sexual.

¿QUÉ PRETENDEMOS CON EL TRATAMIENTO?

Aprender a tener orgasmos puede ser uno de los objetivos principales del tratamiento, una vez descartada cualquier causa orgánica. Conocer el propio cuerpo y sus reacciones ayuda a tranquilizarse y a ofrecer seguridad a la mujer, aunque conocer simplemente la causa no ayudará a resolverlo, siendo necesaria la implicación y la responsabilidad en la propia sexualidad, siendo de ayuda el acompañamiento de la pareja. El tratamiento de la anorgasmia irá dirigido a la intervención en las causas que mantienen la dificultad orgásmica.

detectar la depresión

¿CÓMO TRABAJAMOS?

EVALUACIÓN PERSONALIZADA

En primer lugar, se lleva a cabo una evaluación psicológica del caso mediante distintos instrumentos (entrevistas, tests y cuestionaros estandarizados, observación clínica, etc.) para poder establecer los objetivos personalizados que se pretenden alcanzar con la intervención.

TERAPIA PSICOLÓGICA INDIVIDUAL

La terapia psicológica se centrará en el trabajo de las creencia erróneas, pensamientos, emociones, miedos o situaciones pasadas que pueden haber bloqueado la sexualidad.

La falta de orgasmo genera una baja autoestima en las mujeres por ello el tratamiento se centrará también en trabajar las distorsiones cognitivas que refuerzan una autoimagen negativa de la mujer en sus relaciones sexuales, reforzando el concepto de si misma para poder disfrutar de sus relaciones sexuales.

Conocer el propio cuerpo y las diferentes formas de estimulación femenina también se trabajarán con el objetivo de eliminar practicas erróneas.

 

A través de la técnica EMDR se podrán reprocesar experiencias emocionales negativas o traumáticas previas que puedan impedir una experiencia sexual satisfactoria.

El tratamiento en pareja pretende la participación de las personas que se ven afectadas por una misma situación problemática. En esta disfunción sexual está especialmente indicada la intervención en pareja, ya que la actitud de la pareja es básica en la solución del problema. Las parejas exigentes contribuyen a agravar la situación, mientras que las que se muestran más comprensivas y cooperativas favorecen la satisfactoria evolución del proceso, por ello será importante incluir el entrenamiento en habilidades sociales y técnicas asertivas que contribuyan en la mejora de la comunicación en la pareja.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

En algunos casos es conveniente complementar o combinar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico. El equipo de psiquiatras del centro trabaja coordinadamente con el equipo de psicólogos para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos definidos.

 

Además de poder realizar esta terapia en nuestro Centro de Psicología en Barcelona, también disponemos de Terapia Online.

 

CONTACTAR

Nombre *

Correo electrónico *

Teléfono

Mensaje *

CONTACTAR