Aversión al sexo

sexologos-aversion-al-sexo¿Qué es?

El trastorno por aversión al sexo supone un rechazo extremo y constante hacia todos, o prácticamente todos, los contactos sexuales genitales con una pareja sexual, provocando el rechazo y evitación de la conducta sexual, aún cuando exista deseo previo.

En esta disfunción se experimenta ansiedad al intentar la relación sexual, aunque también puede observarse dicha ansiedad en aspectos concretos como el pensar en la penetración, ante el olor o las secreciones genitales o el mostrarse desnudo.

Si la persona afectada vive en pareja, procura rehuir todo tipo de situaciones estimadas incitadoras de un encuentro sexual, utilizando estrategias para evitar a la pareja, principalmente en los momentos que se perciben de mayor riesgo. Así, pueden descuidar el aspecto físico para no resultar atractivos, evitan coincidir con la pareja en el momento de irse a dormir o muestran una tendencia excesiva a involucrase en actividades laborales, sociales o familiares.

No acostumbran a existir factores orgánicos que provoquen esta disfunción, pudiéndose considerar como variables que predisponen o facilitan su aparición, determinados acontecimientos traumáticos.

¿Cómo lo podemos identificar?

Podemos observar los siguientes aspectos:

  • Evitación de los estímulos eróticos.
  • Intranquilidad y evitación de las relaciones sexuales.
  • Persistente ansiedad, disgusto o repulsión ante cualquier aspecto relacionado con el sexo.
  • Educación sexual restrictiva y sentimientos negativos sobre relaciones pasadas, tanto a nivel emocional como sexual
  • Intenso malestar y deterioro de la relación de pareja.

¿Qué pretendemos con el tratamiento?

Aprender a disfrutar de la estimulación y del placer será uno de los objetivos principales del tratamiento. El conocimiento del propio cuerpo y sus reacciones es fundamental para disfrutar del placer sexual y, con posterioridad, poder compartirlo en pareja.

El tratamiento de la aversión al sexo se centrará en los pensamientos relacionados con los estímulos sexuales y en minimizar la ansiedad asociada al sexo, siendo precisa la implicación en la propia sexualidad, estimándose de gran ayuda el acompañamiento de la pareja.

¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual
Terapia de pareja
Tratamiento farmacológico

Menu