Trastorno obsesivo-compulsivo

¿QUÉ ES EL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO Y LOS TRASTORNOS RELACIONADOS?

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y los trastornos relacionados, tienen como eje común la presencia de obsesiones y conductas repetitivas de difícil manejor por parte de la persona, debidas a pensamientos ansiógenos que les llevan a realizarlas para reducir su malestar.

El TOC se basa en la necesidad de hacer ciertas cosas de manera repetitiva (rituales y/o compulsiones de muchos tipos) para eliminar pensamientos atemorizantes, protegerse contra algo temido o asegurarse totalmente de que las cosas estén seguras, limpias o correctas, ya que de no hacerlo, la persona experimenta un alto nivel de ansiedad o tristeza difícil de gestionar y que genera un malestar muy incapacitante.

Podríamos decir que el TOC actúa como una alarma que, de manera automática, se activa para alertar a la persona de un peligro. Ante dicha situación, se produce un crecimiento de la ansiedad o de la preocupación de una manera altamente intensa y es cuando la persona, para neutralizarla, siente que debe realizar un ritual de manera compulsiva hasta que el malestar disminuya. De esa forma, los rituales se perpetúan e incluso aumentan con el tiempo. Estas obsesiones y compulsiones interfieren de manera muy significativa en el día a día de las personas que lo sufren y de sus allegados, los cuales normalmente no saben cómo actuar.

TIPOS DE TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO

  • Trastorno obsesivo.compulsivo
  • Trastorno dismórfico corporal
  • Trastorno de acumulación
  • Tricotilomanía
  • Trastorno de excoriación

SÍNTOMAS

Dependiendo de los propios pensamientos ansiógenos y los rituales y compulsiones de cada persona, encontraremos diversidad de conductas que pueden ser propias de este tipo de trastorno. Algunos síntomas pueden ser:

 

  • Ideas de contaminación
  • Lavados de manos constantes y repetitivos: manos agrietadas o en carne viva, gasto excesivo de jabón o papel higiénico.
  • Necesidad de comprobación de puertas, cerraduras, etc.
  • Necesidad de colocar las cosas en una determinada posición u orden: colocar las cosas siempre de una misma forma, hacer las cosas siguiendo siempre los mismos pasos, etc.
  • Necesidad de simetría.
  • Pensamientos obsesivos en relación a temas concretos.
  • Obsesiones por ciertos números.
  • Miedos y conductas de evitación.
  • Temor a sufrir una enfermedad o daño y/o que le ocurra a un ser querido.
  • Pensamientos sexuales agresivos.
  • Acumulación de objetos y dificultades para deshacerse de algunos, incluso sin utilidad.
  • Conducta de arrancarse el cabello.
  • Conducta de dañarse la piel (arañarse, rascarse, etc.).
  • Repeticiones de frases en algunos contextos siempre de la misma forma.
  • Rigidez mental ante cambios de rutina.
  • Dificultades al enfrentarse a situaciones novedosas.
  • Síntomas de ansiedad.

OBJETIVOS DE LA INTERVENCIÓN

El objetivo principal de la intervención es que la persona pueda funcionar en todos los ámbitos de su vida, reduciendo el malestar y los pensamientos ansiosos y obsesivos, así como las conductas compulsivas y rituales, que interfieren de forma significativa en su vida y le ocupan gran parte de su tiempo y energía.

detectar la depresión

¿CÓMO TRABAJAMOS?

EVALUACIÓN PERSONALIZADA

En primer lugar, se lleva a cabo una evaluación psicológica del caso mediante distintos instrumentos (entrevistas, tests y cuestionaros estandarizados,  observación clínica, etc.) para poder establecer el diagnóstico para, posteriormente, establecer los objetivos personalizados que se pretenden alcanzar con la intervención.

TERAPIA PSICOLÓGICA INDIVIDUAL

El plan de tratamiento más utilizado es el que se basa en el enfoque cognitivo-conductual, que incluye técnicas de exposición y prevención de respuesta, de relajación y control de la activación y reestructuración cognitiva, éstas últimas con el objetivo de modificar falsas creencias relacionadas con el pensamiento obsesivo y discutir la necesidad de las compulsiones. A su vez, se dota a la persona de estrategias de afrontamiento para que se pueda exponer de manera gradual a sus miedos, animándola a contener las compulsiones para que pueda comprobar que la ansiedad se reduce al ver que el temor o preocupación que tiene no se produce. Además, es importante potenciar su sentimiento de competencia, que hará que mejore su autoestima y su bienestar emocional.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

En algunos casos es conveniente complementar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico. El equipo de psiquiatras del centro trabaja coordinadamente con el equipo de psicólogos para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos definidos.

TERAPIA GRUPAL

Los grupos terapéuticos constituyen un tratamiento complementario al psicológico individual y al psiquiátrico. El psicólogo, según las características y necesidades del paciente, y atendiendo al aprovechamiento que considere que podría hacer del grupo terapéutico, valorará su incorporación dentro de la terapia grupal.

Además de poder realizar esta terapia en nuestro Centro de Psicología en Barcelona, también disponemos de Terapia Online.

CONTACTAR

    Nombre *

    Correo electrónico *

    Teléfono

    Mensaje *