Obstaculos y soluciones - Mensalus Psicologos Barcelona

Inicio Blog

«

»

Obstáculos y soluciones

Para analizar la esencia de un conflicto y encontrar una solución es importante comprender el papel que juega en todo ello  la  percepción que tenemos del problema.

Esta semana, el equipo del INSTITUT D’ASSISTENCIA PSICOLOGICA I PSIQUIATRIA MENSALUS, comparte con nosotros un interesante cuento de Jorge Bucay titulado “OBSTÁCULOS” que nos recuerda qué aspectos pueden dificultarnos la superación de una situación problemática.

OBSTÁCULOS

“Voy andando por un sendero.  Dejo que mis pies me lleven.

Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorta la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.

Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad. Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.

Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa.

Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo… dudo.
Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto… Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.

Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino. Me detengo. Imposible saltarlo.

Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que está allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos… Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo… y resisto.

Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado… descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños…

Me siento abatido… Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca… No dejaré que el muro impida mi paso.

Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire… De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad. Me recuerda a mí mismo… cuando era niño.

Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?

El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí? Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras… Los obstáculos los trajiste tú”.

Jorge Bucay

 

EL OBSTÁCULO

Dependiendo de cómo sea la construcción mental que hacemos del obstáculo, será más o menos sostenible el mecanismo que promovamos para dirigirnos hacia la solución. Por ello, muchas veces se trata más de no aumentar el obstáculo que de encontrar un nuevo modo para hacerle frente. Así pues, los pensamientos que generemos en torno al problema estarán íntimamente relacionados con nuestro nivel de funcionalidad.

Curso de entrenamiento de inteligencia emocional

LAS SOLUCIONES

Dicho esto, desde la Psicoterapia trabajamos para optimizar la gestión de los pensamientos con el fin de mejorar la funcionalidad y el bienestar de la persona, al mismo tiempo que buscamos modos eficientes para crear soluciones.

Concretamente, la terapia centrada en soluciones (TCS) es una modalidad de terapia psicológica breve que se ocupa fundamentalmente del momento y el modo en que se ha intentado solucionar la dificultad del individuo. La terapia centrada en soluciones resulta especialmente interesante dado que se “despreocupa”  intencionadamente por todo lo que supone el problema y las circunstancias, y despierta preguntas que exclusivamente busquen la solución.

PSICOTERAPIA Y SOLUCIONES

Desde la Psicoterapia Integradora tomamos la TCS como una técnica más, una técnica que permite alejarnos por momentos de la naturaleza del obstáculo (hecho que frena que lo “ensanchemos” por medio de la queja y los pensamientos rumiativos) y exploremos nuestra capacidad resolutiva. Sentir esta capacidad es una fuente de motivación.

Veamos algunos ejemplos de preguntas que se emplean en este tipo de práctica psicoterapéutica y que, autoaplicadas, pueden resultar de gran ayuda:

  • ¿Cómo sería mi vida sin el problema?
  • ¿Qué cosas serán diferentes cuando todo se haya solucionado?
  • ¿Cuál sería la primera señal que me haría pensar que la situación ha mejorado?
  • ¿Qué haré o dejaré de hacer cuando no exista el problema?
  • ¿Cómo creo que reaccionarán los demás a estos cambios?

Mark Beyebach en su obra “INTRODUCCIÓN A LA TERAPIA BREVE CENTRADA EN LAS SOLUCIONES”, habla de un aspecto interesante a trabajar en psicoterapia: las excepciones. Veamos un fragmento de su obra en que ilustra este tema:

“Las excepciones son aquellas conductas, percepciones, ideas y sentimientos que contrastan con la queja y tienen la potencialidad de llevar a una solución si son adecuadamente ampliadas. En este sentido, podemos decir que se da una excepción cuando se alcanza un objetivo.

La terapia centrada en soluciones puede entenderse como un método para generar excepciones, marcarlas como tales y ampliarlas hasta que desaparezca el problema”

 

Un aspecto interesante que lleva a cabo la terapia centrada en soluciones es el hecho de construir la excepción como algo deliberado e identificar qué cosas hizo la persona que permitieron que la excepción tuviera lugar. Veamos nuevamente algunos ejemplos formulados de un modo autoaplicado:

  • “¿Cómo conseguí volver a tener el hábito de estudiar por las tardes?”
  • “¿Qué pasó para que decidiera volver a hablar con ella?”
  • “¿Cómo me las arreglé para resistir la tentación de volver a dejar la dieta?”.
  • ¿Qué hice este último mes para conseguir sentirme más vital?

Este tipo de reflexiones permiten que aumente la frecuencia de las excepciones en la medida en que la persona sea capaz de encontrar una “receta” eficaz para ello. Esto exige a veces asegurarse que una conducta dada contribuye realmente a que suceda la excepción, o analizar el valor relativo de diversas conductas:

  • “¿De todo lo que he hecho (conductas concretas), qué parece que ha sido más decisivo para comunicarme de un modo respetuoso y dejar de ser agresiva?
  • ¿Y el segundo hecho más importante?
  • “El que yo volviera a hacer….. ¿garantizaría que se repitiera…?”.

Así pues, en ocasiones desligarnos de la naturaleza del problema para centrarnos en la solución (esto no significa que el tipo de problema no importe) puede resultar una estrategia sostenible, dado que nos ofrece nuevas ideas y evita que nos instalemos en la queja y el malestar para situarnos en el posible nuevo escenario. Tal y como hemos visto, pensar en excepciones es un modo de empezar un diálogo interno inteligente.

 

Si deseas realizar una consulta y recibir asesoramiento de nuestros profesionales ponte en contacto con nosotros llamando al 932371916 

 

Curso vicencial de inteligencia emocional

Si deseas realizar una consulta contacta con nosotros llamando al 932371916 y solicita una visita informativa con uno de nuestros profesionales.

Habilidades Sociales para Niños