Skip to content

Biofeedback y trastornos del sueño. Un papel activo en su tratamiento.

162- Biofeedback e insomnio_ Oriol_ 15904501_s

En la siguiente entrevista, Oriol Mercade, Psicólogo colaborador del INSTITUT D’ASSISTENCIA PSICOLOGICA I PSIQUIATRICA MENSALUS, nos resalta  el uso del biofeedback en los trastornos del sueño.

“El sueño lo construye uno mismo”

“El biofeedback permite obtener una higiene adecuada para conseguir un sueño reparador.  Esta técnica resalta la parte activa del individuo, los resultados se consiguen a partir del entrenamiento monitorizado de las constantes vitales.”

 “Este tipo de trabajo crea una sensación de “yo domino la máquina” que, en la vida diaria se traduce en  un “yo domino la situación””.

 

¿Qué es el biofeedback y qué lo caracteriza?

Podríamos definir el biofeedback como una herramienta para controlar el cuerpo a partir del entrenamiento monitorizado de las constantes vitales.

La diferencia con otro tipo de entrenamientos reside en un punto importante: la persona puede observar en una pantalla el funcionamiento de sus constantes, es decir, pasa a ser un espectador de su propio cuerpo.  Este hecho facilita el entrenamiento y el control de las respuestas corporales.

 

¿Cómo es esta observación de las respuestas corporales?

La persona está conectada a una máquina y, por medio de un monitor, puede observar a tiempo real y registrar de un modo objetivo sus constantes: frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, sudoración, etc., por medio de unos programas concretos.  Así pues, no hablamos de sensaciones (“creo que me controlo mejor”), hablamos de datos tangibles (“en pantalla puedo observar datos que demuestran que he mejorado mi autocontrol en comparación con el mes pasado”).

 

¿Qué más proporciona esta herramienta?

El biofeedback ofrece confianza.  El hecho de poder entrenar tus propias reacciones corporales aumenta la capacidad de control sobre las mismas y, con ello, la seguridad para hacer frente a una situación concreta.  Con esta herramienta tenemos en cuenta la visión holística del ser humano mente-cuerpo propia de la cultura oriental, pero utilizando la tecnología de occidente.  Este tipo de trabajo crea una sensación de “yo domino la máquina” que, en la vida diaria se traduce en un “yo domino la situación”.

 

¿En qué tipo de entrenamientos se aplica el biofeedback?

El origen del biofeedback lo encontramos en el mundo deportivo.  Su objetivo en este campo es facilitar al deportista una herramienta para gestionar los miedos a partir del control de sus reacciones corporales.  De este modo, el trabajo primero se inicia con la máquina y, posteriormente, pasa a la pista.  Este paso permite dar el salto a la competición de un modo más seguro.

Su éxito y resultados han convertido al biofeedback en un perfecto aliado en el tratamiento de distintos trastornos y su sintomatología asociada.  Actualmente, en el contexto de la Psicología Clínica, se utiliza en el tratamiento de fobias y trastornos del sueño entre otros.

 

Centrándonos en los trastornos del sueño, ¿qué tipo de problemáticas pueden entrenarse con biofeedback?

El biofeedback puede resultar beneficioso en el tratamiento de problemas relacionados con la conciliación del sueño, el sueño superficial (despertares nocturnos) y despertares precoces.

Existen dos tipos de trabajo: el trabajo dirigido al camino del sueño y el entrenamiento diurno.

El camino del sueño es un trabajo dirigido a aprender una rutina para, posteriormente, hacer una desactivación antes de ir a dormir.  Esto es posible gracias a una máquina de biofeedback portátil.  La persona consigue llegar a la fase 3 o fase profunda del sueño (aquel sueño reparador que permite un descanso).

Así pues, con esta herramienta conseguimos finalmente tres objetivos:

  1. Conciliar antes el sueño
  2. Un sueño más profundo
  3. Un sueño más eficaz (mayor descanso)

El entrenamiento diurno consiste en entrenar de día para construir la noche a partir también de una máquina portátil.  La persona aprende a controlar el estrés y la ansiedad de día para conseguir un sueño funcional.

Todo el trabajo descrito se divide en sesiones de entrenamiento con el terapeuta y ejercicios que la persona repite en casa.  La continuidad y la constancia es un elemento fundamental en este tipo de tratamientos.

Por otro lado, resaltar nuevamente el papel activo del individuo.  La persona puede sentir  la utilidad de su esfuerzo y dedicación con resultados objetivos que ella misma anota.  Esta realidad diaria aumenta su motivación y facilita la adherencia al tratamiento.

 

¿Podemos considerar el biofeedback como una terapia?

No.  El biofeedback no es una terapia, se trata únicamente de una herramienta.  Si nos centramos en el terreno psicoterapéutico, el biofeedback proporciona un modo palpable y objetivo de controlar la ansiedad, por ejemplo, la ansiedad de una persona con claustrofobia o insomnio.  Ahora bien, será necesario un tratamiento psicológico dirigido a trabajar todos aquellos elementos que juegan un papel en dicha fobia o trastorno del sueño.

 

Muchas gracias Oriol.

Entrevista realizada por Mª Teresa Mata.

mensalus-generic

Solicita información